La estabilidad en el tipo de cambio será la tónica en lo que queda del 2019, a diferencia de hace un año, cuando las huelgas, la baja en el consumo y el plan fiscal llevaron al tipo de cambio a cerrar el año en medio de volatilidad e incertidumbre, según varios economistas consultados por LA REPÚBLICA.

La estacionalidad típica de la época, producto de factores como el aumento en la oferta de divisas debido al pago de aguinaldos y la cancelación de más impuestos en dólares, llevan a una apreciación de la moneda local.

Sin embargo, la colocación de los eurobonos, así como el ingreso de un préstamo por $350 millones por parte del Banco Interamericano de Desarrollo a las arcas del Gobierno, son otros aspectos que también influirán, ayudando a reactivar la economía, mientras el tipo de cambio se mantendría prácticamente igual.

Lea más: ¿Sufre por el tipo de cambio? Opciones para cubrirse del riesgo aumentarían

“El cierre de 2019 va a ser muy parecido a 2017 y los años anteriores a este en materia cambiaria. Para este año, se está reactivando la economía debido a los eurobonos. Además, las empresas extranjeras realizan pagos importantes en dólares a sus colaboradores, lo que incide en el tipo de cambio actual. Sin embargo, de momento no hay mayores argumentos para la devaluación y más bien se daría estabilidad y apreciación del colón”, menciona Daniel Suchar, economista.

Las fluctuaciones en el tipo de cambio oscilarían entre el 1% y el 1,2%, lo que no traería mayores contrastes con las condiciones actuales en materia cambiaria, destacan varios especialistas.

“En Costa Rica no hay perdedores y ganadores con respecto al tipo de cambio, pues lo que tenemos es una realidad basada en un tipo de cambio flexible y debemos estar preparados para las variaciones. Sin embargo, no hay tendencias sostenidas para alza o baja del tipo de cambio”, destaca José Luis Arce, director de Análisis y Estrategia de FCS Capital.

En caso de que se presenten modificaciones mucho más elevadas, por ejemplo, en temas de apreciación del colón, hay a quienes no les convendría, como los exportadores y el sector turismo, así como los inversionistas extranjeros y aquellas personas que ganan en dólares y deben pagar sus préstamos en colones.

Por el contrario, importadores y deudores en dólares con salarios en moneda nacional serían los mayores beneficiados; además, se podría ver una baja en varios productos de la canasta básica e incluso en la gasolina.

Por otra parte, las expectativas sobre lo que pase con el tipo de cambio para inicios del próximo año giran mayormente en torno a las decisiones que pueda tomar el Banco Central de Costa Rica con respecto a la “colonización” de los ingresos tras la colocación de los títulos de deuda.

Lea más: El precio del dólar encontraría estabilidad después de la caída, estima Grupo Prival

Sin embargo, hay quienes no dejan todo en manos del Central y apuntan al comportamiento que pueden tener otros factores que son fuertes indicadores del tipo de cambio.

“Pensar qué puede pasar con respecto al tipo de cambio va a depender de importaciones de materias primas, comportamiento del precio del petróleo y el dinamismo de las exportaciones. Además, las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos han venido bajado. Igual el otro año se va a presionar a la Asamblea Legislativa para una nueva colocación de eurobonos, entonces habrá que ver cómo puede influir en esto en el tipo de cambio”, puntualiza Roxana Morales, economista de la Universidad Nacional.